Portal Xolido para la Promoción y Difusión de los Productos Alimentarios de Calidad





Pan y repostería >> Huesos de santo


HUESOS DE SANTO  
[volver] [titulares de esta sección] [todos los titulares] ImprimirEnviarEmail

reposteria/huesos_santo.jpg DESCRIPCIÓN

Los Huesos de Santo tienen una forma alargada y cilíndrica (de unos 6 cm de longitud) y presentan una superficie ligeramente estriada. La textura es la típica del mazapán por lo que resultan blandos y ligeros. A pesar de que los Huesos de Santo originales son los de color blanco y rellenos de dulce de yema, actualmente se pueden encontrar de distintos colores y, rellenos de distintas confituras (yema, ciruela, coco, etc.).
Su peso ronda los 24-25 g/ud.

HISTORIA Y DISTRIBUCIÓN ESPACIAL

Los Huesos de Santo son un dulce que se viene fabricando desde hace siglos el día de Todos los Santos. Su fama esta extendida por toda la geografía española. Seguramente se creó porque alrededor de Noviembre es cuando se ha acabado de recolectar la almendra de los campos. El origen de los Huesos de Santo es madrileño, y se cita en el "Arte de cocina" de Martínez Montiño, editado en 1611: "Hechos para conmemorar a todos los Santos y a todos los muertos, en los primeros días de noviembre".

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y ELABORACIÓN

La elaboración de los Huesos de Santo continúa siendo una tradición muy extendida. Su sabor y textura particulares, se logran con una cuidadosa receta que incorpora los siguientes ingredientes:

- 300 g de almendra molida
- Azúcar
- Corteza de limón
- Azúcar glass
- Baño o dulce de yema
- Dulce de ciruela
- Etc.

En un cazo se cuecen 4 cucharadas de azúcar, medio vaso de agua y la corteza de limón, hasta lograr un almíbar a punto de hebra fuerte. Una vez conseguido este punto, se añade la almendra revolviendo hasta unirlo todo bien. A continuación, se retira el cazo del fuego dejando enfriar la mezcla. Ya fría, se pone la masa sobre una superficie lisa, espolvoreada con azúcar glass, y se rocía también la masa con azúcar, extendiéndola con el rollo pastelero hasta dejarla del espesor del canto de una moneda grande. Se cortan entonces cuadrados de 6 cm aproximadamente y se enrollan en unas cañas o palitos apretando los bordes para que queden pegados. Después se retira el palito con cuidado y se deja secar un poco, antes de proceder a rellenarlos con el dulce de yema, crema de coco o cualquier otro ingrediente deseado. Por último se prepara un almíbar espeso removiendo con una cuchara de madera hasta que comience a blanquear, se bañan los huesos con este jarabe y se escurren. Se sirven una vez fríos y secos.
Los Huesos de Santo se venden a peso sin ningún tipo de presentación especial.

ASPECTOS ECONÓMICOS

Los Huesos de Santo son típicos de toda Castilla y León. Se pueden encontrar tanto en pastelerías de la capital como de la provincia. Su elaboración casera resulta menos común que en el caso de otros dulces como los Buñuelos. Se elaboran a primeros del mes de Noviembre, por la festividad de Todos los Santos y el Día de los Difuntos.

CUALIDADES

Los Huesos de Santo son un producto con un contenido graso y proteico bastante bajo, por lo que su contenido calórico es bastante ligero. Se conservan durante una semana aproximadamente. Es un producto cuyo alto contenido en azúcar contribuye a largar su vida útil.
Por lo general es un producto con gran aceptación sin embargo, su sabor y su relleno pueden resultar ligeramente empalagosos. Su apariencia resulta bastante atractiva debido a su forma de "hueso". Se consumen como postre o aperitivo entre horas.

FORTALEZAS, DEBILIDADES Y OPORTUNIDADES

Su principal fortaleza es su gran popularidad y consumo en fechas señaladas, ya que su elaboración se haya vinculada a festividades religiosas. Se conserva la receta tradicional, elaborándose por lo general, en pequeñas cantidades.
JUNTA DE CASTILLA Y LEON
 © 2002-2014
 Xolido®
aviso legal - política de privacidad - [email protected]