Portal Xolido para la Promoción y Difusión de los Productos Alimentarios de Calidad





Pan y repostería >> Buñuelos de viento


BUÑUELOS DE VIENTO  
[volver] [titulares de esta sección] [todos los titulares] ImprimirEnviarEmail

reposteria/bunuelos.jpg DESCRIPCIÓN

El Buñuelo de viento es uno de los postres más extendido por toda la comunidad. Se elabora tradicionalmente en los hogares, adquiriendo por lo tanto distintos formatos aunque su forma habitual es la de bola de unos 4,5 cm de diámetro. Su color es ligeramente amarillento y resultan bastante tiernos y jugosos. De sabor muy agradable, suelen rellenarse de nata o de crema.
Su peso ronda los 18-20 g/ud.

HISTORIA Y DISTRIBUCIÓN ESPACIAL

Son típicos del día de todos los Santos aunque la preparación clásica de este dulce también está asociada a fiestas familiares y regionales. Muchas personas comparten la opinión de que los Buñuelos de Viento son de origen madrileño, indispensables en las fiestas y verbenas locales.

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y ELABORACIÓN

La elaboración de los Buñuelos de Viento continúa siendo una tradición casera muy extendida. Su sabor y textura particulares, se logran con una mezcla apropiada de
Para unas 25 unidades:

- 4 huevos
- 125 g de mantequilla
- 2 cucharadas soperas de azúcar
- La corteza rallada de un limón
- 1 vaso de agua (de los de agua)
- Un pellizco de sal
- 1 litro de aceite
- Azúcar glass

En un cazo se pone el agua, la mantequilla, el azúcar, el limón rallado y un pellizco de sal. Todo esto junto se pone a cocer y cuando hierve se echa de una vez la harina y, sin retirar del fuego, se da vueltas con una cuchara de madera hasta que la masa se desprenda del cazo. Se retira del fuego y se deja que se vaya enfriando. Cuando la masa esta templada, se le incorporan los 4 huevos, de uno en uno. Hasta que cada huevo no quede bien mezclado a la masa no se echa el siguiente. Se deja reposar esta masa durante 2 horas.
Se pone el aceite a calentar en una sartén honda; cuando aún no está muy caliente, se separa del fuego y se echan unos montoncitos de masa cogiéndolos con una cuchara de las de café y empujándolos hacia el aceite con el dedo para que los buñuelos adquieran una bonita forma. Se les tiene un rato con la sartén apartada del fuego para que se inflen y suban a la superficie del aceite. Entonces se vuelve a poner la sartén al fuego hasta que los buñuelos estén doraditos. Se sacan con una espumadera y se dejan escurrir en un colador grande.
El secreto del éxito de estos buñuelos está en la manera de freírlos, para que se hinchen bien y no quede la masa cruda en el centro. Se pueden servir así, templados o fríos, espolvoreados con azúcar glass, rellenos de crema o nata, etc.
Los Buñuelos de Viento se venden a peso en bandejas, normalmente, de cartón plateado.

ASPECTOS ECONÓMICOS

Los Buñuelos de Viento son típicos de toda Castilla y León. Se pueden encontrar en todas sus provincias, tanto en tiendas de la capital como de las zonas rurales, aunque es bastante frecuente su elaboración casera.
Se elaboran a primeros del mes de Noviembre, por la festividad de Todos los Santos.

CUALIDADES

Los Buñuelos de Viento es un producto con un contenido graso y proteico bastante bajo, por lo que su nivel calórico también es bastante bajo. Se conservan en el frigorífico durante unos 2 días. Este período se ve limitado por su alto contenido en humedad (riesgo de aparición de mohos) y por la incorporación de nata y crema (riesgos microbiológicos).
En general, es un producto de textura suave y agradable que tiene una aceptación bastante alta, aunque puede resultar algo blando y empalagoso. Se consumen como postre con el café o como aperitivo entre horas.

FORTALEZAS, DEBILIDADES Y OPORTUNIDADES

Su principal fortaleza es su gran popularidad y consumo en fechas señaladas. Es un producto de gran tradición cuya elaboración casera sigue teniendo gran arraigo entre las gentes de la Comunidad.
JUNTA DE CASTILLA Y LEON
 © 2002-2014
 Xolido®
aviso legal - política de privacidad - [email protected]